Coyoacán

Por los caminos adoquinados de Coyoacán

Coyoacán, barrio de gran tradición en la Ciudad de México con su lindo zócalo, el Jardín Centenario, plazuelas, calles adoquinadas y callejones, ofrece entretenimiento y cultura. Conoce los templos, museos, cultura e historia de este pintoresco lugar.

Haz clic aquí para ver en pantalla completa


 

Versión texto:

Por los caminos adoquinados de Coyoacán

Por Fernando García Castro

No sé si lo más sabroso de Coyoacán son sus tradicionales nieves de la Siberia, los elotes y esquites que venden a cada esquina, o sentarse a tomar café al sonido del cilindrero, mirando el paso de la gente a un costado del concurrido Jardín Centenario, donde está la fuente que simboliza al que desde épocas prehispánicas fue bautizado como “lugar de Coyotes” y que pareciera ser el punto de reunión de toda clase de personas.

También podrían ser las ricas tostadas y flautas del mercado de comida que está en el callejón de atrás de la Parroquia de San Juan Bautista, ese que se hizo famoso por los hot-cakes con diferentes figuras.

Pero bueno, Coyoacán no solo es comida, es un lugar muy singular en la Ciudad de México en donde intelectuales, artistas, mimos, parejas, solteros y familias departen en un ambiente de respeto. Para los ilustrados hay varias librerías donde se puede encontrar desde lo último en publicaciones, hasta ese ejemplar perdido que ni en sueños se pudo haber imaginado conseguir, y lo mejor es que siempre se encuentran a los mejores precios.

Para gusto de los pequeños, hay globeros por doquier y los clásicos frasquitos para hacer burbujas con agua de jabón, hay mimos, payasos y todo el espacio del mundo para que corran, jueguen, suban y bajen.

Bares como La Guadalupana o el Hijo del Cuervo en las calles cercanas se han transformado al paso de la historia en lugares abiertos para tomar una refrescante cerveza donde los cultos y personalidades contemporáneas hacen selectos convites como presentaciones de libros, degustaciones, o simples reuniones por el placer de mantener vivo el roce social y el intercambio cultural.

El elegante barrio de Coyoacán, aparte de su siempre vivo zócalo y el Jardín Centenario, es una romántica zona dentro de la Ciudad de México que da la sensación de estar en la cálida provincia por sus innumerables plazuelas, fuentes, calles adoquinadas y callejones, capillas escondidas o dentro de templos de enorme valor artístico como La Conchita, el Ex-Convento de Churubusco o la Capilla de San Antonio Panzacola, además de suntuosas casas con fachadas de piedra y jardines colgantes de bugambilias.

Y es que es de no creerse que aunque este antiguo barrio está demarcado por avenidas de las más importantes y transitadas de la capital, dentro de ese perímetro se guardan celosamente la tranquilidad y un apacible estilo de vida que marcan la diferencia con el resto de la incesante actividad del resto de la gran urbe.

 

Al recorrer Coyoacán podrás absorber todo el tesoro histórico y cultural que ahí se expone en las antiguas casas coyoacanenses que hoy son museos con pertenencias impregnadas de la vida de quienes dejaron una obra muy importante para el acervo cultural de México, como los célebres Frida Kahlo, Diego Rivera, León Trotsky, Salvador Novo o Emilio “El Indio” Fernández.

 

Sin duda, Coyoacán es una de las mejores opciones para disfrutar de las múltiples atracciones de la Ciudad de México, porque todos los sentidos se pueden satisfacer en un buen rato de sana diversión, historia y cultura en este extraordinario barrio del sur de la capital del país.