Fiestas y Festivales de Zacatecas

Fiestas y Festivales de Zacatecas

Zacatecas es una ciudad repleta de arte colonial que se ve plasmado en sus edificios, en sus monumentos históricos y en sus calles. Es un destino rico en cultura e historia, donde las tradiciones aún viven a través de sus festividades. ¡Descúbrela!

Haz clic aquí para ver en pantalla completa

 


Versión Texto:

Fiestas y Festivales de Zacatecas

Por Ángel Caballero García

Zacatecas impregna una serie de recuerdos que hasta hoy tengo frescos en mi mente, las calles abarrotadas durante las principales fiestas, el espíritu alegre de las callejoneadas y el sinfín de atractivos que hacen que me enamore más de esta ciudad donde crecí. Sin lugar a dudas, mi corazón fiestero se fraguó ahí al ritmo de la tambora y con el recuerdo de las poesías de Ramón López Velarde, que entre líneas repito.

Las fiestas zacatecanas tienen una peculiar característica que hasta hoy me impresiona. No es que las celebraciones de otras ciudades sean menos concurridas ni menos brillantes, pero la manifestación de la cultura colonial de este pueblo es de verdad maravillosa.

Las Morismas de Bracho son una magna celebración en la que se representan las batallas entre moros y cristianos por más de diez mil actores durante el último fin de semana de agosto. Se recuerda la decapitación de Juan el Bautista, Carlomagno desafiando a Fierabrás y un despliegue de la Batalla de Lepanto.

Lleno de luces, colores y tradición, el Festival Cultural Zacatecas se realiza durante Semana Santa mostrando las representaciones folclóricas de todo el país, uno de mis festivales preferidos. Destacan los espectáculos infantiles, muestras gastronómicas, proyecciones de cine de arte, representaciones y música popular.

Pero cuando la ciudad se viste de manteles largos es durante la Fiesta de la Virgen del Patrocinio, aniversario de la fundación de Zacatecas y comienzo de la feria nacional, a mediados de septiembre. Esta festividad da inicio con romerías, matachines acompañados de juegos artificiales, y peregrinos que suben en procesión al Cerro de la Bufa. No faltan los eventos culturales, espectáculos, la coronación de la reina y los juegos mecánicos que me fascinan desde que era pequeño.

De manera excepcional, a mediados de octubre, el Festival Internacional de Teatro de Calle es una de las expresiones escénicas más impresionantes que se realiza en los callejones, donde el contacto con el público es lo más importante, acentuándose la grandeza colonial de Zacatecas entre luces y sombras.

En el pueblo pintoresco de Jerez, localizado a alrededor de 53 kilómetros de la capital, es una muestra de jolgorio y ambiente de fiesta. La tradicional Jerezada es una invitación para vivir en primera persona la adrenalina de la fiesta brava durante el Domingo de Carnaval. Ya para el Sábado de Gloria se conmemora la Feria de Primavera, con la “quema de Judas” y una multitudinaria cabalgata acompañada de bandas de música.

Para mí Zacatecas es más que el arte colonial plasmado en sus calles, sus festivales, monumentos históricos, los museos de fama mundial y  su gastronomía. Zacatecas es un  testigo viviente de historia, cuna de famosos y heredera de la cultura que día con día alimenta el espíritu del México colonial.