Algunas razones por las que hay que tomar vacaciones

Algunas razones por las que hay que tomar vacaciones

La revista online de BestDay.com te comparte algunos puntos destacados sobre la importancia de tomar vacaciones. Conoce los beneficios y aprovecha la primera oportunidad que tengas para planear tu próximo viaje, que sin duda, te lo mereces.


  Haz clic aquí para ver en pantalla completa

 


 

Versión Texto:

Algunas razones por las que hay que tomar vacaciones

Por Nadia Pulido

Las vacaciones son fundamentales para mantenerse en equilibrio y feliz, esenciales para revitalizar la energía, importantes para beneficiar al cuerpo con el descanso, trascendentes para fortalecer lazos familiares o de amistad, básicas para conocer lugares y otros beneficios como los siguientes, por los que hay que tomar vacaciones:

  1. Despejan la mente. No hay nada mejor que liberar mente, cuerpo y alma de la rutina diaria. Tener una mente despejada, libre de estrés y preocupaciones es uno de los mejores beneficios que puedes tener.
  2. Enriquecen tu cultura general. Al salir de tu lugar de origen, te encontrarás con nuevas formas de pensamientos y hábitos que amplían tu criterio y manera de concebir al mundo.
  3. Aprendes sobre un lugar. Al llegar a nuevas tierras, descubrirás de primera mano su geografía, paisaje, avenidas y monumentos, así como su historia y cultura.
  4. Conoces costumbres y tradiciones. Como dicen por ahí, “al lugar que llegues, haz lo que vieres”. Hay que tener criterio para saber qué hacer, respetar y cómo adaptarse al nuevo entorno.
  5. Haces nuevos amigos. Entrar en contacto con nuevas personas será necesario, y luego de varios días de convivencia en los hoteles o por asesorías durante el viaje, te sorprenderás de cómo te haces de nuevos amigos en los diferentes destinos.
  6. Estás en contacto con la naturaleza, el sol, el mar, o simplemente estás al aire libre. Salir de tu trabajo trae muchos beneficios, pues simplemente los rayos del sol son necesarios (con moderación) para la piel y el cuerpo en general, así como respirar aire puro, ya sea en un entorno boscoso o más agreste.
  7. Puedes practicar idiomas. Si estás de vacaciones, probablemente en tu camino se crucen extranjeros con los que debas comunicarte, si no es que incluso en el destino que elijas se hable una lengua distinta a la tuya.
  8. Se reafirman lazos familiares. Si se trata de unas vacaciones familiares tendrás tiempo de sobra para convivir con tus seres queridos, o incluso puedes planearlas para reencontrarte con padres, hermanos, primos, tíos y demás familiares, consolidando los vínculos amorosos más importantes en la vida del ser humano.
  9. Incrementan tu pensamiento estratégico. Los imprevistos llegan a suceder, así como situaciones especiales que implican paciencia y tolerancia a la frustración, por lo que aprendes a manejar situaciones desafiantes como vuelos cancelados, cambio de itinerarios, etc. Así pondrás a prueba tu capacidad de resolución de problemas y adaptación al cambio.
  10. Aportan energía. Además de la diversión y el entretenimiento, el descanso es parte indispensable de las vacaciones. Nada se compara con una siesta frente al mar, dormir más horas en una cómoda habitación, comer con calma y llevar un ritmo mucho más lento. Sin duda, la energía se renueva y regresas mucho más “ligero” a tu vida cotidiana.

¿Qué otros beneficios agregarías a esta lista? Compártelos con nosotros. Ahora sólo queda preguntar, ¿ya estás listo y convencido para tomar unas vacaciones?