Nadar con el tiburón ballena en Holbox: Una experiencia única

Vive una grata experiencia sin igual al nadar con el tiburón ballena en Holbox.  De junio a septiembre es la temporada donde puedes observar a este pez, el más grande de mundo, que llega a medir 12 m de largo y a pesar más de 20 toneladas.


 Haz clic aquí para ver la Revista en pantalla completa


 

Versión texto:

Nadar con el Tiburón Ballena en Holbox: Una Experiencia Única

Autor: Tere Leetch

Desde que llegué a vivir a Quintana Roo hace 25 años, decidí explorar poco a poco las maravillas naturales de la Península de Yucatán, que se ha convertido en mi segundo hogar. Entre las experiencias que siempre permanecían en mi lista de pendientes estaba el nadar con el tiburón ballena en Holbox, así es que finalmente tomé la decisión de pasar del sueño a la realidad y vivir esta aventura.

Acompañada por mi familia, tomamos la carretera antigua hacia Mérida hasta llegar a Leona Vicario, para de ahí seguir por el camino que lleva hacia Chiquilá, un poblado de pescadores al que arribamos luego de casi dos horas y media. Una vez ahí, contratamos el servicio compartido de una lancha que nos llevó hasta Holbox, donde también existe el servicio de ferry.

Al llegar al muelle rentamos un carrito de golf, que es el medio de transporte “digamos oficial” de la isla, ya que apenas hay unos cuantos automóviles, pues de hecho, no existe ninguna calle pavimentada. Este mágico lugar es un paraíso anclado en medio del Caribe Mexicano, que es parte de la Reserva de la Biósfera Yum Balam, donde la vida transcurre con una tranquilidad que te contagia de inmediato.

Una de las cosas que no te puedes perder en la isla es contemplar el espectacular atardecer en la playa, recorrer el centro para tomar un helado y probar las delicias hechas con mariscos, en especial la pizza de langosta.

Al día siguiente estuvimos listos en el muelle a las 7:30 a.m. para abordar la lancha, pues las excursiones salen muy temprano. Eso sí, bien desayunados, pues se necesita energía para disfrutar el paseo hacia Cabo Catoche. La temporada para ser testigos de esta maravilla natural es de junio a septiembre, periodo en el que los tiburones llegan a las cálidas aguas caribeñas a deleitarse con el fitoplactom.

Corrimos con mucha suerte, ya que mientras nuestro guía nos daba interesantes datos sobre el tiburón ballena, pudimos ver algunos delfines, una mantarraya y sorprendentemente un par de peces voladores, que a toda velocidad salen del agua y sobrevuelan por unos cuantos segundos.

Finalmente, nos acercamos a la zona donde apenas se asomaban las aletas de los tiburones fuera del agua, así es que nos preparamos con chaleco y visor para ir de dos en dos y nadar hacia ellos. Afortunadamente, esta actividad está muy regulada por las autoridades, por lo que se realiza en grupos reducidos con el objetivo de no estresar a los animales ni ahuyentarlos.

La sensación al aproximarse a éste, el pez más grande del mundo, es indescriptible, ya que su enorme tamaño impone. Llega a medir hasta 12 m de largo y a pesar más de 20 toneladas, su piel tiene 10 cm de grosor, además de contar con una enorme boca. Su característica principal son los lunares blancos que se extienden sobre su cuerpo color gris oscuro, así como su gran cola que llega a medir hasta 2.5 m de punta a punta.

El majestuoso paso del Tiburón Ballena junto a ti, hace que te sientas diminuto, despertando respeto y admiración por la naturaleza. Sus pequeños ojos situados a los costados de la cabeza, te observan con un gesto noble, infundiendo confianza ante su espectacular tamaño.

Todos disfrutamos mucho esta fabulosa experiencia que te invito a vivir en tus próximas vacaciones en Quintana Roo.

agosto 2, 2016
Nadar con el Tiburón Ballena en Holbox: Una Experiencia Única

Nadar con el tiburón ballena en Holbox

Vive una grata experiencia sin igual al nadar con el tiburón ballena en el paradisiaco Holbox. De junio a septiembre es la temporada donde puedes observar a este pez, el más grande de mundo, que llega a medir 12 m de largo y a pesar más de 20 toneladas.